El día que el amor me curo

Es una realidad que enamorarse es la cura para todo, y si, realmente cuando te enamoras, dentro de tu cuerpo, surge una vibración alta que emana una curación para todos los campos de tu ser.

Me enamore de mí, me encontré y la historia comenzó.

Todo comenzó cuando aprendí a quererme y a cuidarme a través de mis actos, en el día a día, y es que entendí que yo era el principal escritor de mi vida, ahí fue cuando reconocí que amar apasionadamente a alguien o algo en especial, radica en primer lugar, en reconocerme como ser humano sabiendo que soy dichoso de tenerme.

Un día me abrace y comenzó la magia, aquel día, me abrace y me apapache tanto, que entendí que no existía apego alguno por alguna persona o cosa, que el amor no se condiciona, que el amor no se posee, ese día que me reconocí, me di cuenta que el amor verdadero y puro se da cuando yo me acaricio el alma, cuando rozo mi espíritu de amor, y me guiño el ojo frente al espejo, diciendo me cuanto me amo.

El amor puro, se entrega apasionadamente desde el fondo de tu corazón, tan apasionado que se desborda dentro de ti. El amor puro comienza desde tu amor propio.

La vida es más sencilla y ligera si el amor puro es por ti y para ti, y después lo compartes.

Mi invitación es a que hoy te abraces y te reconozcas como un ser lleno de amor puro, valioso como un diamante brillante, poderoso como el sol radiante y tan transparente como el agua.

Abraza te en tu soledad, sonríe en tu interior y brilla en tu ser para después enamorarte…

Related Articles